domingo, 24 de enero de 2010

Entre RCTV y TVS



Las matrices de opinión que se gestan desde los medios de comunicación privados o del gobierno están preocupantemente sesgadas. Se defienden los intereses de un grupo y se ignora en buena parte el interés colectivo; flaco favor le hacemos al pueblo venezolano que está ansioso de cambios políticos y en la sociedad.

Al cierre de la semana, cuando Conatel determinó que RCTV Internacional y otras televisoras regionales eran Productores Nacionales Audiovisuales, volvieron a levantarse las banderas de la libertad de expresión. El mismo día, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones ponía fin a la concesión de TVS, la televisora creada por el asesinado empresario Filippo Sindoni, en Maracay.

Ambos hechos, ponen en evidencia lo acomodaticio que es el discurso, tanto del Gobierno, como de la oposición política. Por una parte, el paso adelanta que dio Conatel para respetar la producción nacional de televisión, se aplaude. Muchas televisoras regionales han expresado que este, es el primer paso que da el Gobierno para quitarle poder a las cable operadoras que según expresan, han actuado como un “Conatel Paralelo” que cobraba sumas exageradas a los productores locales.

Los mismos productores nacionales de televisión, criticaron la decisión de Conatel de poner fin a la concesión a TVS. Explican que la señal UHF en el estado Aragua y Carabobo tiene mucho espacio para otros canales y por tal motivo, una medida de este tipo, afecta directamente ese interés de promover la televisión regional. “Ahora más de 120 trabajadores quedarán en riesgo de perder sus empleos, pues el canal no tendrá posibilidades de mantenerlos”.

Estos trabajadores, podrían tener el mismo destino de los profesionales de Canal de Noticias, que no soportó los onerosos pagos de más de 140 millones de bolívares mensuales, sólo por estar en la grilla de una operadora de televisión por suscripción. Al no poder pagar, al no tener capacidad de pago, el medio no soportó las deudas con sus trabajadores y tuvo que cerrar sus puertas.

Si al Gobierno le importase motivar e impulsar la televisión regional, así como mejores contenidos hubiese buscado una salida al caso TVS. Si los medios de comunicación privados fueran verdaderamente defensores de la libertad de expresión hubiesen peleado la salida del aire de este canal, con el mismo ímpetu que tuvieron para defenderle el derecho a RCTV de no transmitir cadenas.

MÁS INTERES

Que 30 de cada 100 hogares venezolanos estén suscritos al servicio de difusión por suscripción, sin dudas hacen estratégico y clave para la difusión del algún mensaje a la TV paga. Conatel dio el primer paso para una regulación más minuciosa de los contenidos. Bregará y sancionará aquel canal que incurra en violaciones de la Ley Resorte. Pero esto es solo el comienzo. Fuentes de la industria aseguran que la Ley para la televisión por suscripción está perfeccionándose. “Las cableras se lo buscaron; ahora el Gobierno entró y sabemos que cuando lo hace arremete a veces de forma odiosa”.

La discusión, que es álgida, se retoma. Para la próxima edición de Hormiga Analítica preparemos un Informe especial sobre este caso; hablaran las partes involucradas.

Se apagó TVS

La emisora de televisión que salió al aire el 18 de marzo de 1994 a través del Canal 32 UHF, cubrió inicialmente las ciudades de Maracay, El Limón, Palo Negro, Turmero, Cagua, en el Estado Aragua y la población de Mariara en el Estado Carabobo. Después, se expandió la señal a La Victoria, Tejerías y parte de Los Teques a través del Canal 34 UHF. Siguiendo con los planes de expansión, TVS continuó difundiendo su señal en las poblaciones de Valencia, Puerto Cabello, San Diego, Los Guayos, Flor Amarillo, Güigüe, Guacara, San Joaquín y parte de Mariara, en el Estado Carabobo a través del Canal 60 UHF.

No hay comentarios: