jueves, 28 de octubre de 2010

Es necesario impulsar la modernidad económica


Para el secretario permanente del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (Sela), José Rivera Banuet, los gobiernos de América Latina deben impulsar la integración digital al mismo ritmo que la económica; es la única vía para que la región acceda a la Sociedad del Conocimiento. También advirtió que en la medida que dejemos de ser exportadores de materias primas y nos transformemos en exportadores de bienes de alta tecnología, lograremos ser protagonistas en el mundo. Lamentablemente la tendencia demuestra que decrece la generación de innovación tecnológica. En diez años América Latina sólo generó 60 mil patentes


En América Latina urge el impulso de políticas consensuadas entre los gobiernos para el desarrollo de las tecnologías de la información, más allá de los indicadores de penetración de internet, telefonía móvil y uso de las redes sociales.


Así lo advirtió el secretario permanente del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (Sela), José Rivera Banuet, quien advirtió la urgencia de crear una integración digital entre los países de América Latina para crear políticas en común para el desarrollo de la Sociedad del Conociiento.


“Las telecomunicaciones, la internet y sus aplicaciones, y el uso de las redes sociales, son importantes para la región, impulsar su uso nos desarrolla ; existe una tendencia creciente en América Latina del uso de internet y la banda ancha, estamos creciendo a ritmo acelerado, somos usuarios en desarrollo”.


Para Banuet, todavía estamos lejos de hacer un uso más evolucionado de las redes sociales. Explica que las estadísticas demuestran que en China 9 de cada 10 usuarios de internet usan blogs; en Brasil, la nación más avanzada en la región, la mitad de los usuarios las utilizan. “La tendencia es que en la región incrementará el uso de estos servicios, eso es positivo porque nos acerca en lo social, en lo cultural; también lo hacen en acceso a la información, en oportunidades de negocio, información bancaria y financiera. Esto permite que la sociedad tome decisiones más rápido, y de forma más oportuna”.


Banuet precisó que el mundo se caracteriza por un ingreso a la Sociedad de la Información y el Conocimiento, en donde la riqueza de las naciones se medirá en la medida que haya más información y conocimiento como sustento de la sociedad. “En la medida que exportemos bienes de alta tecnología, que innovemos, usemos más software y los instrumentos de la sociedad de la información estaremos mejor encaminados”.


El esfuerzo por llegar a la Sociedad del Información y el Conocimiento- advierte el funcionario- tiene que ver no solo con lo que hace el Estado, o el sector privado o las universidades, es una tarea colectiva donde toda la sociedad debe estar involucrada. Deben estar las universidades y centros de investigación tecnológica asociados, donde las empresas se sumen a la tarea y donde toda la sociedad esté dentro de ese gran reto.


Acota que en América latina estamos atrasados en esta materia y por ende de ser actores en temas de la modernidad económica. “Esto pasa porque destinamos muy poco a la Investigación y Desarrollo, por el orden del 0.34 %; en Corea es del 4%. Además, América Latina registra apenas 60 mil patentes en diez años. Solo Japón registró 5 millones y Corea un millón 300 mil en el mismo período.


El reto es más innovación, tecnología, investigación y formación de gente. De cada 100 científicos, solo uno es de América Latina y el Caribe. Estos son los retos…


Sabemos cuáles son los problemas y seguimos sumidos en la tragedia, por qué nos quedamos en las estadísticas y no emprendemos una acción directa para salir de la situación. Sabemos que 90% de los presupuestos universitarios se va a pago de nomina, y no a la generación de conocimiento. Si a eso se le suma lo poco que invierte el Gobierno, se demuestra el poco interés por desarrollarnos. ¿Qué hacer?


El cambio que se está gestando es que hay una mayor conciencia, convicción, de que si no hacemos un esfuerzo acelerado y permanente, la región seguirá rezagada: hay metas para acceder las TIC con más claridad y de forma estructurada. Hay programas bien definidos, por eso, la diferencia entre el pasado y el presente es que ahora estamos convencidos que la tarea se debe hacer con un esfuerzo conjunto, toda la sociedad tiene que hacerlo…


Hay casos aislados, como lo son Costa Rica, Uruguay, incluso Argentina y Brasil ¿qué pasa con el resto?


Hay una tarea pendiente en la región, se debe hacer más esfuerzo en lograr una integración digital, para sumar e integrar acciones y asumir los retos. En materia de software naciones como Uruguay y Costa Rica tiene un gran desarrollo. Existen esfuerzos importantes en Panamá y en Chile para hacer masivo el uso de internet. Lo que falta es más intercambio de experiencias e involucramiento de los países. Hay países que el desarrollo del software se estimula por parte del Estado; en otros por parte de las universidades, en otros son los privados. Se debe involucrar a los actores, incrementar intercambios y apostar a la integración digital.


Nos reunimos todos los días para acelerar la reducción de aranceles, integración comercial, como bajar las barreras comerciales. Se requiere hacer un esfuerzo mayor en pro de la Sociedad de la Información y el Conocimiento, a eso es que tenemos que abocarnos con intensidad, urgencia y prioridad.


La gente comparte conocimiento, sin fronteras de países, se comunica. Las tecnologías están, parece que los gobiernos no lo ven o andan a un ritmo lento


Creo que las velocidades de cómo registramos los beneficios de las tecnologías de la información y el conocimiento, se aceleró en todos los segmentos. La gente lo hace, y los gobiernos y las empresas también, todos lo estamos haciendo, a diferente ritmo pero se está haciendo…


¿Invertir en Educación o en Tecnologías?


Hay un primer aspecto que debe contemplarse, invertimos muy poco en Investigación y Desarrollo, solo el 0.34% del PIB; en los países desarrollados se invierte más del 2.5%, los nórdicos el 4%. Nuestros porcentajes son muy bajos. El estímulo recae en el sector público, si se quiere crecer rápidamente.


Luego de invertir en Investigación y Desarrollo se debe generar una educación de calidad; estimular el crecimiento en áreas de ciencia y tecnología. En Finlandia por cada millón de habitantes hay 5 mil científicos e ingenieros; en nuestros países el promedio es de 200. Me pregunto, ¿El futuro en manos de quién estará?


¿Ser el gran granero del mundo y el surtidor de energía nos duerme, tendríamos que quedarnos sin nada para poder desarrollarnos?

El 65% de nuestras exportaciones es de materias primas y manufacturas elementales, solo el 7% son de bienes de alta tecnología. Esta tendencia, cada diez años, decrece en función de las tecnologías, y crece a favor de las manufactura. Es decir, tenemos un reto enorme

No hay comentarios: