jueves, 18 de noviembre de 2010

Respaldo a Vtelca y Orinoquia, ¿retrasa o acelera la industria móvil?

La producción de ambas empresas no llega a los 700 mil equipos al año, pese al esfuerzo del Gobierno de incrementar las líneas de producción, ni el mercado, ni la capacidad de respuesta de ambas ensambladoras podrán satisfacer la demanda nacional de 9 millones de equipos nuevos al año. Mientras el Gobierno firmó un convenio con ZTE para incrementar el número de unidades producidas en Vtelca, el grueso del mercado sigue demandando equipos de otras marcas que se consiguen con precios exorbitantes. El abierto apoyo a las marcas chinas puede reducir la oferta a mediano plazo

La apuesta del Gobierno Nacional para estimular la compra de equipos en los sectores de menor poder adquisitivo podría ser positiva si permitiera el ingreso de otras marcas y otros equipos a divisas preferenciales. Pese a las liquidaciones que ha hecho Cadivi, existen distorsiones que atentan contra el consumidor

Una escueta nota de prensa, donde no se precisan cifras totales del número de equipos que podrían ensamblarse en la planta de Vtelca (Venezolana de Telecomunicaciones) es la única información que se tiene sobre el nuevo acuerdo de cooperación entre el Gobierno Venezolano y la empresa del estatal China ZTE, en el cual se suscribió un acta compromiso para aumentar la capacidad de producción de celulares en la ensambladora ubicada en Paraguaná.

La firma del convenio se realizó en la sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología a Industrias Intermedias, por el ministro Ricardo Menéndez, y representantes la empresa ZTE. El acuerdo, permitirá la colocación de dos nuevas líneas de producción de equipos móviles que en teoría podrían triplicar la capacidad de producción de Vtelca, que según cifras de la propia empresa, alcanzó en octubre de este año la interesante cifra de 6 mil equipos diarios.

El objetivo del Gobierno, para el cierre de 2010 es ambicioso. Esperan terminar el año con una producción de 747 mil equipos, al cierre del mes de octubre la producción fue de 608 mil celulares. Cifra que se aplaude pero que difícilmente satisfaga la demanda nacional de equipos móviles.

En la nota de prensa del MCTI se argumentó que el acta demostraba la voluntad de ambos países de fortalecer los vínculos de amistad, y de imprimir mayor dinamismo a las relaciones binacionales, colocando a la ciencia, la tecnología y la industria como factores fundamentales de la alianza para avanzar en el desarrollo productivo. Según el acuerdo se esperan satisfacer las necesidades sociales y materiales de los pueblos de Venezuela y China, y reducir las desigualdades sociales y económicas en ambos países, incluyendo la brecha tecnológica, bajo los criterios de la igualdad, la complementación y el beneficio mutuo.

Sin embargo, la realidad podría generar un problema mayor con resultados inversamente proporcionales a los que aspira el Gobierno. Desde hace casi dos años los grandes fabricantes de teléfonos móviles han expresado la necesidad de establecer reglas de juego claras, que se traducen en aranceles especiales, que estimulen la producción local, así como otras garantías legales que respalden las inversiones en el país.

Samsung, LG y otras grandes marcas, incluso Nokia, se plantearon el interés de ensamblar en Venezuela, sin embargo son los chinos, los únicos que tienen el escenario claro para hacer inversiones de este calibre, los acuerdos de cooperación binacional, parecieran ser suficientemente atractivos, sin embargo, el impulso de plantas de ensamblaje como la de Orinoquia (Huawei) y Vtelca (ZTE) podría tener motivos menos altruistas y más comerciales.

Ambas empresas chinas son las principales interesadas en que se fije un arancel alto a la importación de equipos celulares importados. De hacerlo, tendrán una ventaja que se afinará con las ya conocidas restricciones al mercado de divisas, necesario para la compra de teléfonos celulares.

En pocas palabras, se estaría jugando a hacer de las marcas chinas, disfrazadas de los nombres Vtelca y Orinoquia, las únicas ofertas del mercado local. Una jugada que puede ser en extremo negativa por varios factores.

Ni Huawei y ZTE, podrán atender toda la demanda de celulares del país. Anualmente, Venezuela compra más de 9 millones de celulares; casi tres millones y medio de estos equipos son de gama media y cerca de millón y medio Smartphone; una demanda que ha sido bien atendida hasta ahora por todas los fabricantes. En este punto, tanto Vtelca como Orinoquia tendrían un mercado de aproximadamente 5 millones de clientes. ¿Estarán en condiciones de atenderlos? Pareciera que no, pues hasta ahora, sólo atienden a menos de 600 mil de estos clientes.

Otro elemento que se debe tomar en cuenta es la poca demanda que tienen los equipos VERGATARIO y CARIBE, lanzados por Vtelca y Orinoquia, respectivamente. A pesar de la propaganda oficial, que coloca a ambos equipos en altos niveles de demanda, la realidad, es que estos equipos apenas atraen a menos de un 2% de los 13 millones de clientes de Movilnet, única operadora que los comercializa.

Reducir el mercado a una oferta que no gusta y que no podrá satisfacer ni el 10% de la demanda, dejaría en el limbo a los usuarios que tendrán una oferta reducida, poco apegada a sus gustos. Hasta ahora, los consumidores han respondido, no ha importado que las operadoras hayan reducido su oferta de equipos y que estos se vendan a precios más altos. La gente sigue comprando celulares que en buena medida se apegan a sus gustos.

Tanto ZTE y Huawei tienen claro su mercado. Podrían atraer a muchos usuarios, sólo interesados en llamar y hacer llamadas, pasar mensajes de texto y tomar algunas fotos. Sin embargo, el acceso a redes sociales, a internet y a la integración de servicios, no serían el fuerte, dejando al operador limitado en su oferta y sin respuesta para el negocio de consumo de datos, el más lucrativo. En este caso, Movilnet debe tener ojo avizor y considerar que la oferta, sólo amparada en equipos baratos no le dará los resultados que esperan.

Por eso, la operadora no ha sido agresiva y no presionala fabricación de más equipos a Vtelca y Orinoquia. Todo lo contrario, ha afinado estrategias comerciales y espera cerrar el año con una agresiva oferta de terminales de las marcas más famosas y que tanto gustan al consumidor final criollo. El Milestone de Motorola, y recientemente el Xperia de Sony Ericsson, sin mencionar los BlackBerry, son ejemplo de ese interés de Movilnet por mantener una oferta amplia de equipos de marcas conocidas.

Es por esto, que tanto ZTE como Huawei, quieren dar un paso más allá. Próximamente, a través de Vtelca y Orinoquia, lanzarán en el mercado local equipos con la plataforma Android, que seguro tratarán de acercar su oferta a la demanda que ya se generó con las marcas más conocidas en el mercado.

Una estrategia, centrada en la reducción de la competencia y el ventajismo, no sólo es poco efectiva, si no que atenta contra el derecho del usuario a escoger; también atenta de forma directa contra la innovación y el acceso a más tecnologías y al desarrollo de una industria nacional de software para móviles, que bien podría crearse, eso sí, sin estigmatización política e ideológica.

Es esta industria donde Movilnet y las marcas asiáticas tendrían más posibilidades. Centrar ofertas de contenidos móviles que ofrezcan servicios de oficinas públicas, podrían ser un reto y una extraordinaria estrategia que impulse el mercado y estimule la creación de empresas de conocimiento.

El esfuerzo, pareciera estar siendo visto por los competidores tanto de las marcas chinas como de la operadora del Estado venezolano que están estimulando la generación de contenidos y generando una industria local del software para dispositivos móviles.

¿Y el diseño?

Los países que se inician en la industria móvil apostaron por destacarse en dos áreas. La primera el diseño, es decir, crear centros de investigación y desarrollo de alto perfil, con profesionales calificados, para innovar y hacer nuevos productos que podrían ser útiles para las próximas eras de la movilidad. En este mercado, Nokia, ha invertido millones de dólares en universidades de todo el mundo, en especial Europa, para sentar las bases de su futuro.

La otra estrategia es la producción de contenidos, es decir, estimular la industria del software, que genera extraordinarios resultados, pues requiere una inversión mínima en insumos. En esta industria la movilidad comienza a ser una pieza de alto interés. Mientras los gobiernos, calificados de nacionalistas, abandonan a sus creativos y desmeritan la propiedad intelectual, las grandes corporaciones aprovechan la necesidad de progreso de muchos de estos desarrolladores y captan sus productos. ¿Dónde está la soberanía?

Cifras:

12% de los 9 millones de teléfonos celulares que demanda el mercado venezolano es exclusivamente Smartphone. Estos equipos se comercializan a más de 1500 dólares, si tomamos en cuenta el cambio oficial de 4.30 bolívares por dólar.

Movilnet que oferta los mismo celulares que sus competidores adquiere equipos a 2.60 bolívares por dólar; con su estrategia, ventajista de por sí, logró ventas importantes de equipos de alto desarrollo tecnológico. Un ejemplo el Milestone, que no duró un mes en los anaqueles del operador.

Para el mes de septiembre, según cifras aportadas por el Gobierno Nacional, la fábrica Orinoquia había producido más de 60 mil teléfonos celulares modelo Carie

Tomar en cuenta

La primera generación de vergatarios, se agotaron en menos de una semana. La oferta de 10 mil celulares que se trajeron de China- no se ensamblaron en Paraguaná- se agotó Vtelca no tuvo capacidad de respuesta para atender la demanda.

Ojo pelao

Generar condiciones a favor sólo de las marcas chinas, con sus figuras locales Vtelca y Orinoquia, afectará la oferta de equipos. Sería imposible para ambas compañías ensamblar en el país una oferta amplia de celulares capaz de satisfacer la demanda local. Que de paso, tiene expectativas muy distintas a las que ofertan estas marcas.

Brillan por su ausencia

Ni Vergatarios ni Caribes, los anaqueles de Movilnet carecen, y desde hace tiempo de los equipos tan promocionados por el Gobierno. Algunos agentes autorizados se sinceran y dicen: “Aquí nunca trajeron ese teléfono; vendemos muchos equipos baratos, pues la gente está buscando precio. Aunque, eso sí, me llegan tres BlackBerry y los tres se van en un mismo día”. Comentó un agente autorizado Movilnet, quien señaló que ahora, se sienten más amarrados, pues la oferta de equipos la pone la operadora. Si bien el precio bajo es atractivo para muchos usuarios, la mayoría apela por la alta tecnología y las bondades técnicas de los celulares. Esta consideración influye incluso más que el precio del equipo

No hay comentarios: