miércoles, 22 de junio de 2011

Bing no despega


El buscador no ha logrado cuajar en los hábitos del público.
Bing cumple dos años en junio. El buscador es la última apuesta de Microsoft en un sector donde nunca triunfó. Sus intentos se cuentan por fracasos. 
Su cuarto buscador, llamado Bing, es el más sólido y persistente, pero los dos años de esfuerzos humanos y económicos no se han reflejado ni en la cuota de mercado ni en su cuenta de resultados. La división de Internet de Microsoft sigue perdiendo millones de euros (1.740 el pasado año); y la popularidad de Bing apenas ha crecido ni en el mundo (de 3,75% a 3,85%) ni en Estados Unidos, donde baja (de 9,4% a 8,4%), según StatsCounter.

En 1998 Microsoft se introdujo en el mercado de buscadores con MSN Search. Entonces lo que se estilaba era el indexador manual o el rastreador de webs; aprovechando la experiencia de Inktomi primero y de Looksmart después, MSN se integró en portales ajenos en un afán de ganar presencia, pero sin demasiado éxito ante el empuje de Altavista o Yahoo!, los líderes del siglo XX. También es verdad que en aquellos tiempos el buscador era el patito feo de Internet, ya que daba mucho trabajo y poco dinero.

Por eso se entiende que Microsoft no cambiara de sistema hasta 2006 (cuando Google ya era una máquina de fabricar dólares con la inserción de publicidad). Se llamó Windows Live e incorporó su propio algoritmo para la búsqueda de imágenes. Un año después Windows Live mudó a Live Search, sin mayores cambios técnicos ni mayor éxito.

Steve Ballmer anunció en junio de 2009 un buscador revolucionario, Bing. La búsqueda era no ya un negocio floreciente en el ordenador, sino también en los móviles. Y Microsoft seguía ausente del pastel. A diferencia de los anteriores buscadores de Microsoft, Bing aportó algunas novedades técnicas, que posteriormente Google incorporó, como el listado de sugerencias. Eric Schmidt, presidente de Google, reconocía hace unas semanas que Bing hace algunas cosas mejor que ellos; sin embargo, no ha logrado cuajar en los hábitos del público.

Lea el texto completo acá.

No hay comentarios: