domingo, 26 de junio de 2011

ICANN propone una internet sin límites y sin rumbo definido



Rod Beckstrom, presidente ejecutivo
Crismary Castillo
@criscontuiter
Singapur, El Tigre Asiático, se proyecta como uno de los países más prósperos del mundo, con casi 5 millones de habitantes, es un icono mundial del progreso, económico y socio-cultural del sudeste asiático.  Esta ciudad-isla sirvió de escenario para la reunión celebrada el lunes 21de junio por el consejo de directores de la ICANN.
La ICANN es la organización responsable de asignar espacio de direcciones numéricas de protocolo de internet (IP), identificadores y de las funciones de gestión [o administración] del sistema de nombres de dominio de primer nivel genéricos (gTLD) y de códigos de países (ccTLD), así como de la administración del sistema de servidores raíz.
Como asociación privada-pública, la ICANN está dedicada a preservar la estabilidad operacional de Internet, promover la competencia, lograr una amplia representación de las comunidades mundiales de Internet y desarrollar las normativas adecuadas a su misión por medio de procesos “de abajo hacia arriba” basados en el consenso.
Cambios necesarios
Cuatro décadas transcurrieron para que, según algunos expertos, ocurriera uno de los cambios más revolucionarios en el universo de internet. Rod Beckstrom, presidente ejecutivo de la organización, profetizó que con esta “histórica” decisión nadie sabe qué camino vendrá.
Así, cualquier entidad pública o privada, podrá tener una página web con su nombre al final del dominio, respetando los derechos a crear dominios en cualquier lengua y escritura. Este cambio será una herramienta para que optimicen su presencia en internet y llevar a los cibernautas, de manera más directa, a sus respectivas páginas usando menos Google o el buscador de su preferencia.
La iniciativa de la ICANN, que también le permitirá a las empresas de todo el mundo administrar sus dominios de internet bajo cualquier terminación, ha traído gran revuelo por las consecuencias en la seguridad, inversiones millonarias y posibilidades de publicidad que podrían generarse. Por un lado, se cree que el alto costo de estos dominios no será un obstáculo para las grandes empresas porque éstas siempre buscan aumentar su presencia en la red; por el otro, para algunos especialistas, el  cambio puede causar confusión e incluso sería una vía para falsificar marcas y transgredir la propiedad intelectual.

En enero del 2012 se abrirá el plazo para la solicitud de los nuevos dominios gTLD que cerrará el 12 de abril del mismo año. Ahora, ¿qué cambios, más profundos, traerá esta decisión? En primer lugar, el aspecto económico se muestra como el más filoso.

No hay comentarios: