miércoles, 24 de agosto de 2011

El PC seguirá vigente con o sin Hewlett Packard


Leo Apotheker
La decisión de Hewlett Packard de concentrarse en el negocio del software y abandonar progresivamente el diseño y comercialización de teléfonos, tabletas y computadoras responde a una realidad de la corporación que no pudo mantener y consolidar una oferta más atractiva que la de sus rivales

Heberto Alvarado Vallejo
@heberto74

Si pensamos a principios de la semana que la compra de Motorola Mobility sería la gran noticia de la semana, quedamos atónitos, cuando vimos que la audaz apuesta de Larry Page, CEO de Goole, se quedó corta ante la dramática decisión de Hewlett Packard de abandonar dos de sus negocios claves para atender el mercado de consumo.
El cese de la división de móviles sorprendió. A menos de 8 meses de la compra de Palm y su "gallinita de huevos de oro" WebOS, demostró que HP entendió como un error la operación previa, realizada en la víspera del Mobile World Congress 2011.  Un error no por la adquisición o la calidad de sus productos, si no por la escasa oportunidad que tenía su plataforma de convertirse en ese tan anhelado tercer ecosistema para el mundo de Smartphone y tabletas.
Fue clave, sin dudas, la rápida movida de Microsoft y Nokia, como también lo fue el acelerado crecimiento de Android entre los Smartphone. No había oportunidad de hacer atractivos los modelos Veer, Pixi, heredados de Palm y que ciertamente restaron fortaleza a la TouchPad, una tableta que prometía por su plataforma, el WebOS.
Y allí la sorpresa y la interrogante. ¿El cese de la división de móviles vendrá de la mano con el fin de WebOS? Sería un error, desde nuestra apreciación. Si Hewlett Packard quiere consolidarse como empresa de Software, tal y como lo dijo su CEO, Leo Apotheker, antiguo líder de SAP, durante el anuncio de la compra de  Autonomy por 10 mil millones de dólares.
Una apreciación que coge fuerza si sólo si HP abre el código de WebOS y seduce a los desarrolladores y socios de negocios que siguen en Shock por el anuncio de Google, que ciertamente debilitó el ecosistema Android.
Web OS, si es que HP quiere que sobreviva, debe ser visto como el ecosistema para buena parte de estos fabricantes que en menos de un año podría buscar alternativas distintas a Android.  De no hacerlo, entonces validamos lo expuesto por varios analistas, que sentenciaron a muerte a la plataforma desarrollada por la ya olvidada Palm, una empres que curiosamente junto a HP ayudó a consolidar el mundo de Smartphone.
La lentitud, factor clave
Cuando Palm presentó en 2008 a la plataforma WebOS, Android hacia lo propio. Ambos sistemas operativos eran presentados en sociedad en el Congreso Mundial Móvil de Barcelona. De los dos ambiente el que mejor sabor de boca dejó fue el WebOS que bailó su Vals con un hermoso Smartphone, el PRE.
La expectativa fue grande en el mundo. En Venezuela los múltiples usuarios de los TREO, querían el producto, sentían simpatía por la oferta de PALM y querían continuar. Sin embargo, esto no pasó, el PRE nunca se comercializó en América Latina, la empresa ató su equipo al mercado estadounidense que ya tenía un año disfrutando del iPhone. Era sencillamente imposible que el PRE y su WebOS atrajeran ese mercado.El error de PALM lo capitalizó RIM, que logró consolidar su oferta de Smartphone no sólo en Venezuela, donde tiene más de dos millones de equipos colocados con planes de datos-líder regional-, sino en toda América Latina. Es nuestra región, el pulmón del fabricante canadiense que no pasa por sus mejores momentos de ventas en Estados Unidos y Canadá.
Cuando Hewlett Packard adquierió PALM, muchos pensamos que se revertiría la historia. El poder de los canales de distribución de HP sería un buen impulsor en nuestros mercados de la plataforma WebOS y de los buenos equipos que llegaron de PALM por osmosis. Sin embargo, esto no pasó.
Hewlett Packard no capitalizó su impacto regional, su cadena de distribución. Ciertamente, HP no tuvo en América Latina una historia positiva en el mercado de Smartphone, sus Ipaq fueron una alternativa para los operadores. ¡Muy caros! nos comentó en alguna oportunidad un alto ejecutivo de un carriers venezolano.
Al no tener impacto en las operadoras, la salida natural serían los minoristas. En Venezuela, ninguno se atrevió a  asumir un negocio riesgoso, primero porque competirían con las empresas del sector de telefonía móvil y segundo, ante la limitación de divisas, serían "un hueso duro de roer" , en pocas palabras un dinero perdido.
Ahora bien,  pensar que HP no sabía cuáles eran las alternativas de sus negocios, sería ingenuo. Podemos considerar que Web Os no estaba preparado para competir y que ciertamente sus tiempos de maduración harían inviable una apuesta más a futuro. ¿Por qué comprar PALM entonces?
EL FIN de PSG
El otro anunció de HP que sacudió la industria fue la intención del cese del Grupo de Sistemas Personales. No tardaron los análisis y las comparaciones. "El fin de la era del PC" dijeron algunos analistas. "Le siguió los pasos a IBM" indicaron otros.
La bola de cristal no existe y  menos en tecnología.  Que una operación económica, donde HP sacó cuentas y decidió no seguir desarrollando, ante la caída continua de sus ventas, no tiene que ser visto como una sentencia de muerte a una categoría de productos que permanecerá vigente por mucho tiempo más. Obviamente, quien piense que el PC no evolucionará, seguramente dará crédito a aquellos que argumentan que su tiempo ya pasó.
Pensar que el mundo irá en menos de una década a ambientes móviles, específicamente Tabletas y Smartphone, sería absurdo, pero también preocupante. ¿Será que no cuentan las 3 mil millones de personas que aún no ingresan en la era digital? ¿Los analistas creen  que dos terceras partes de los usuarios de internet querrán seguir accediendo por el móvil barato y de un tajo irán a una tableta?
Sencillamente, los análisis que se realizan se hacen midiendo realidades muy particulares. Es imposible estimar que el PC morirá, pues aun será el instrumento idóneo para lograr la equidad digital. Permite manipulación, y un contacto más cómodo con la informática. Una herramienta idónea para la educación.
Que HP haya salido de este negocio es, una decisión estratégica para su operación. No debe ser vista como el comienzo del fin de la era del computador personal. La realidad que hábilmente quieren ver algunos estrategas del mercadeo digital como Steve Jobs, no necesariamente es la existente para todos.
Varios pueden ser los factores que impulsaron a Hewlett Packard a tomar esta decisión. Uno puede ser el crecimiento importante que tienen las marcas chinas.  En el país más poblado del mundo son ellas las que lideran. Las ventas son importantes y ciertamente se expanden, sobre todo en la periferia, los centros rurales, donde ciertamente, Apple no coloca una tienda. Allí Lenovo, por ejemplo, es líder. Maneja los canales de distribución y marca el ritmo del mercado.
En América Latina, ocurre otro fenómeno. La agenda digital de los gobiernos llevó planes que aceleraron la penetración de PC en las escuelas. Muchos de estos equipos, que suponen operaciones altamente importantes, se realizaron con otros jugadores del mercado; buena parte de ellos integradores locales. Estas empresas, también consolidaron su oferta de valor en el mercado de consumo; crearon sus propios canales de comercialización y lograron incrementar notoriamente su participación de mercado.
En Brasil, el principal mercado de América Latina, los integradores, por el respaldo del Estado lograron consolidarse como los primeros vendedores de computadoras en el mercado de consumo.
Al ir mermando su participación de mercado en América Latina y China, Hewlett Packard tenía que reinventarse. Ciertamente, los mercados con mejores ingresos y mayor nivel educativo marchan a otro ritmo. Las tabletas, los Smartphone crecen rápidamente, pero incluso en ellos, habrá oportunidad para las PC que seguirán su evolución. ¿Cuál será el camino?
Esta semana, pasó por debajo de la mesa otra gran noticia. La decisión de Intel Capital de invertir 300 millones de dólares para el desarrollo de las Ultrabooks, una marca registrada de Intel y que supondrá una evolución de la oferta de portátiles. Equipos más livianos, delgados, con baterías más duraderas. Intel coloca estos equipos como verdaderos impulsores del cómputo móvil. Más potentes que las tabletas y más livianos que los PC tradicionales. Serán de 14 pulgadas, con 10 horas de duración de su batería. Los ultrabooks, desplazarán a algunas portátiles. Pero tendrán su propio nicho, avizora Intel.
Decisión lógica
Analizando los escenarios futuros de Hewlett Packard en el mundo de los PC, las tabletas y los Smartphone, ciertamente era válido para la corporación centrar sus esfuerzos en áreas de negocio donde siguen teniendo impacto. Ser una empresa de software y servicios más que de hardware le da un aval considerable y le permitirá mayor concentración en operaciones donde sigue siendo líder global.

No hay comentarios: