lunes, 5 de septiembre de 2011

Wikileaks desveló el "guiso" detrás de la migración al software libre


  
Heberto Alvarado Vallejo

Detrás del ideal "revolucionario", la lucha que se realizó hace 5 años por impulsar la Ley de Infogobierno y el cumplimiento del decreto 3390 de migración al software libre, hubo una mini guerra fría entre las mega corporaciones Microsoft  e IBM. Así lo desveló recientemente Wikyleaks, en el cable 06CARACAS1778, creado el 2006-06-16 16:18, desde la embajada americana.
El cable desveló los intereses creados alrededor del  software libre y los modelos de negocios que se estaban impulsando en el momento. Las figuras emblemáticas el ex ministro de Planificación Felipe Pérez y el Diputado Luis Tascón, fallecido este año.
La información indicó que las corporaciones IBM, impulsora del Open Source, como modelo de negocio orientado al cobro del soporte y servicio y no al pago de licencias de uso, y Microsoft, promotora del licenciamiento, libraron una guerra fría e incluso favorecieron a las figuras antes mencionadas de la administración Chávez.
Como se recordará, el diputado Tascón, cuando impulsó la ley de Infogobierno- que fue engavetada por la Asamblea Nacional- expuso que la migración al software libre debía considerar la necesidad de cada organización y no hacerla de tajo, como se planteó en el decreto 3390 de 2004.
En el cable se comenta que la postura de Tascón sobre la migración al software libre se generó luego de una visita al Foro Liderazgo Global organizado por Microsoft, realizado en  Washington, DC. En este evento, dice el Wikicable se reunió con Bill Gates.
La embajada calificó de irónica la acción del diputado, conocido tristemente por su Lista que creó un apartheid laboral en Venezuela.
Como recordaremos, luego del cambio de postura de Tascón llegaron los insultos y descalificaciones de las comunidades de software libre. En especial de Solve, que calificó al diputado de vasallo del imperio.
Solve, tenía a Felipe Pérez como una de sus figuras emblemáticas.

 El ex-ministro, impulsó el decreto 3390 y prácticamente puso el lápiz en manos del presidente de la República para la firma del polémico decreto.
En el cable se infiere que Felipe Pérez fue patrocinado por IBM en su afán por conseguir un mega negocio para la migración de la poderosa maquinaria estatal que incluye a PDVSA, ministerios y sus dependencias.
EL GUISO
El cable de la embajada americana en Caracas ratificó algunos de los reportes que realizamos para el diario Últimas Noticias en el año 2006 donde demostramos que detrás del interés por acelerar la migración al software libre se escondía un negocio que por lo menos rondaba en los 500 millones de dólares, solo en capacitación de más de un millón de empleados públicos.
Explicamos que el decreto 3390, era en extremo radical y le ponía al Gobierno una soga en su propio cuello al poner fechas muy cortas y al cerrar las puertas al software bajo licenciamiento, en cualquiera de sus formas.
En dicho texto, se daba un plazo no mayor a dos años para que la administración pública de Venezuela migrara al software libre. Nunca se definió que plataforma se utilizaría y muchos menos se explicó qué tipo de herramientas iniciarían la migración.
Hubo desorden y también desorganización. Cada institución consideró que la migración sólo se trataría de sistemas operativos. Es decir, quito Windows y Office y coloco Debian, Ubunto y Open Office.
Era un proceso mucho más complejo, pues la migración incluiría el sistema de base de datos, ERP y cualquier otra área donde se utilizara software. Las voces de PDVSA y luego Cantv, que tuvo que obedecer el mandato al momento de pasar a manos del Estado.
Ni la empresa petrolera y la de telecomunicaciones podían plantearse una migración total. La inexistencia de alguna aplicación en el mundo libre, le permitiría migrar procesos estratégicos de un día para otro.
En ese momento otros fueron los protagonistas. Felipe Pérez, fue expulsado de Solve, por poner en riesgo el respeto de la organización ante la comunidad internacional del software libre.  Luego, el tema del software pasó a la etapa de las contrataciones.
La participación de Uruguay fue clave. Durante el Gobierno del presidente Tavaré Vásquez, se logró un importante negocio en el cual, la empresa GENEXUS, que presidía, su hijo Javier Vásquez. En el acuerdo, la empresa le otorgó el código fuente al Gobierno Venezolano su generador  Genexus, para que el Centro Nacional de Tecnologías de la Información tuviera las herramientas necesarias para crear su propio sistema de generación de códigos, llamado Altagracia.
Según la prensa uruguaya, Javier Vázquez gestionó y concretó el negocio con  Venezuela días antes de integrar una misión oficial del gobierno uruguayo a Caracas. Explican que se canjeó deuda petrolera con Pdvsa, a partir del fideicomiso Fondo Bolívar-Artigas por 59 millones de dólares.
En entrevista realizada al Presidente del Centro Nacional de Tecnologías de  Información,  Carlos Figueira, en 2008 se nos informó que Altagracia costó 3 millones de dólares.
La jugada política
El cable de Wikileaks desvela lo que la prensa especializada en Venezuela demostró hace algunos años atrás.  En especial, los trabajos que realizamos en esa época demostraron que la migración al software libre se había transformado en un gran negocio que se protegió detrás del manto del patriotismo revolucionario.
Al día de hoy, 7 años después del decreto, buena parte de las empresas y organizaciones de la administración pública nacional sigue utilizando software privado en buena parte de sus procesos.

No hay comentarios: