viernes, 28 de septiembre de 2012

¿Por qué cambió el mercado de Smartphone?


En 2007 Steve Jobs lanzó el iPhone y cambió el mundo móvil

Eran los años de los megapixeles, la resolución de pantalla, los "K" de colores y las memorias expandibles externas. Un mundo que Nokia construyó y supo labrar desde comienzos del siglo XXI. Eran los líderes del mercado, dominaron al antiguo rey, Motorola y dominaban el mundo móvil don diversos productos, para todos los bolsillos.
En  2005, Nokia realizaba en el balneario mexicano de Cancún un evento impresionante. Periodistas de toda América Latina acudimos en aquella oportunidad a conocer los detalles de la Serie N, nuevo concepto que introducía la compañía finlandesa para categorizar a los celulares más poderosos, definidos por ellos como computadores, por su funcionalidad extrema.
Hace seis años, la industria móvil se movía a otro ritmo. Los sistemas operativos no tenían el peso específico de ahora. La apuesta a diseños osados era el gran reto, eso sí, con atributos incuestionables. Nokia apuntaba en esos años exhibir sus cámaras de 5 megapixeles con óptica Carls Zeiss.
Confiada quizás por el fácil uso de la plataforma Symbian que poco tiempo después adquirió en su totalidad, el gigante finlandés disfrutaba de un liderato que un año después, en 2006, la llevó a liderar el mercado de Smartphone con el 49% de participación de mercado, todo un hito y sin dudas un gran logro para la compañía.
Pero el reinado de Nokia pronto entraría en crisis. Cuando Apple presentó el primer iPhone, en 2007, el rumbo de la industria móvil y de todas las telecomunicaciones, entraría en una  profunda transformación, que sacudió las bases de toda la tecnología.
La caída libre de Nokia y de otros gigantes que ascendían con su oferta fue evidente. Research In Motion que comenzaba a tener gran impacto en los mercados con sus sistema de correos electrónicos y mensajería instantánea levantaba la cabeza.
En algún momento, la revista Fortune la catalogó como una empresa de impacto que podía poner a temblar a Apple si acertaba con su oferta para el mercado masivo. El año, 2009, cuando RIM avisaba su primer Storm, el equipo de pantalla táctil 100% táctil.
RIM, al igual que Nokia, LG, Samsung, Motorola, Sony Ericsson, no comprendían que el éxito no sólo estaba en la pantalla touch. Estaba adentro, en el sistema operativo, el ecosistema que Apple fue preparando desde los años del iTunes y los primeros iPods.
Los números sin embargo seguían siendo valiosos. Para 2009  Nokia seguía controlando el 41% del mercado, RIM crecía exponencialmente al hacerse con un 20% de participación y Apple, seguía cómoda en su nicho ascendente con 11% de participación.
Fue el año previo al gran punto de inflexión que tendría la industria. La llegada de Android, el sistema operativo de Google que en aquel año se exhibía en Barcelona, durante el Congreso Mundial Móvil 2009 de la mano de una recelosa HTC, que negaba el acceso a los ingenuos periodistas que no tenía pase de invitación para ver el Android 1.5, la tercera versión del sistema operativo.
De allí en adelante el rumbo de la industria cambió. Google, un gigante con múltiples contenidos y servicios integraba en su sistema operativo móvil una oferta que sólo podía superar Apple. La capacidad de estos dos gigantes de ofrecer contenidos fue mucho, hasta el punto que ahogó a Nokia y su esfuerzo, lanzado en 2007, OVI, la mega tienda de contenidos que se le incorporaron a los equipos Symbian.
Entendió la industria, entendimos los analistas, que no sólo eran contenidos y hardware lo que aspiraban tener los usuarios. Era un ecosistema integrado, una cambio en preceptos, que trascendían a los usos touch y las Apps de redes sociales.
No entender esos conceptos generó graves consecuencias para muchos gigantes. HP, que compró Palm para hacerse de WebOS, sucumbió ante lo inevitable. Symbian, tendrá como fecha final de su vida el 2016 y Nokia hizo lo que en 2005 era casi sacrílego: aliarse Microsoft y depender de un sistema operativo que no será de su uso exclusivo.
Ahora,  en la recta final de 2012, los escenarios parecen claros para Apple y Google, que ahora tienen casi el 90% del mercado de Smartphone, con una ventaja a favor de Android en participación de mercado.
Sin embargo, Apple, con sus iPhone, bate récords  en ventas, en expectativa, en interés de la prensa.  Una catapulta de mercadotecnia que llevó a la última versión del iPhone a vender más de 5 millones de unidades en su primer fin de semana de ventas. Un éxito que solo mancharon las "pitonisas" de la industria, que proponían ventas de 10 millones de unidades.

No hay comentarios: