domingo, 30 de mayo de 2010

¿Gobierno ó Chávez electrónico?


El mes de mayo puede ser descrito como el mes de cambio en los preceptos del uso de las tecnologías de la información del Presidente Hugo Chávez. Al nacimiento de su cuenta en Twitter y la alta demanda de solicitudes y denuncias vino la creación de un blog, muy bien construido que podría convertirse en un puente ideal de conexión con los 9.3 millones de usuarios de internet que tenemos en Venezuela, según reportó Conatel a principios de semana.

La iniciativa emprendida por el Presidente puede ser gratamente valorada como paso efectivo, que podrá impulsar la masificación de internet, hacerla una herramienta útil para el venezolano que se siente desatendido.

Sin embargo, si bien es cierto que el twitter del Presidente, y su blog www.chavez.org.ve son estímulos positivos al gobierno electrónico, pueden correr el riesgo de llevar al mundo digital, las distorsiones que tenemos en la administración pública nacional, donde el ciudadano acude al líder principal, al mesías, para que lo rescate o le garantice una solución a su problema.

Lejos está el gobierno electrónico de tal distorsión. Una premisa fundamental del llamado e-government es la delimitación de competencias y responsabilidades. Así, el ciudadano, acude a la instancia de poder más cercana para hacer la denuncia específica, la solicitud de ayuda o el reclamo específico.

El alto Gobierno, se ocupa de otros temas: garantizar la reducción de las trabas burocráticas, hacer más sencilla la tramitación de solicitudes de algún organismo. Ciertamente dichas acciones se realizan en mayor o menor escala por nuestras instituciones; sin embargo no terminan de calar como fenómeno social y alternativa ciudadana de acceso y por qué no decirlo, de participación en la toma de decisiones.

El blog del Presidente Chávez, debe ser un espacio propicio para estimular a los Consejos Locales de Planificación Pública, las alcaldías y gobernaciones a evolucionar en su oferta al ciudadano. Que pasen del actual uso transaccional a uno más dinámico, más participativo y por supuesto efectivo.

El ciudadano debe ver respuestas en esa participación digital. La mejor estrategia para hacer masivo el uso de internet es que la mayoría de los ciudadanos compruebe que la red es la manera más efectiva de resolver sus problemas y qué estos, deben ser resueltos por los entes correspondientes.

De allí, de esa participación, nace la fase más apasionante del gobierno electrónico, la contraloría ciudadana. Es decir, el individuo asumiendo el rol de evaluador del grado de efectividad de ese determinado gobierno. En este escaño, la aprobación o no de una gestión, se mide por el grado de retroalimentación, de capacidad de atender y resolver los problemas.

Por ello, los espacios que recientemente abrió el Presidente Chávez, lejos de ser criticados o sobrevalorados, deben impulsar con fuerza, bien por competencia o por necesidad de adecuación, a las demás instituciones públicas, gobiernos regionales o municipales, a avanzar en el uso de los recursos telemáticos como herramientas para estimular el poder ciudadano y demostrar la vigencia de la descentralización y desconcentración del poder.

No hay comentarios: