lunes, 17 de septiembre de 2012

El iPhone5 no será un fracaso

El tiempo demostrará que es la mejor versión que Apple ha sacado hasta ahora del popular Smartphone 


El lanzamiento del iPhone5, realizado el pasado miércoles 12 de septiembre generó críticas y una serie de comentarios desesperanzadores para Apple.  Decepción, poca innovación, fueron frases repetidas por críticos de todo el mundo, en especial en Estados Unidos y China, donde Apple, tiene estrechos lazos comerciales.
Los críticos buscan revolver el mercado. Sin dudas lo hacen porque tienen expectativas enormes de los lanzamientos del firma de la manzana. Los alimentan con el mito a Steve Jobs, pues, fueron estas voces críticas las que sentenciaron a Apple de muerte, una vez que su líder fundador falleciera.
Comentarios irresponsables que tratan de ganar lectores, levantar polémicas y en el peor de los casos afectar el movimiento en la bolsa de las acciones de la empresa que, por cierto, siguen creciendo.
¿Qué esperaban los críticos? Un equipo de cristal, como se aprecian en las películas de ciencia ficción como "Gigantes de Acero" o "Prometheo"; un teclado holográfico como algún precoz oportunista de la red subió a Youtube en 2011,antes del lanzamiento del iPhone 4S?
Lamentablemente las emociones y las expectativas creadas por los movilizadores de opinión en internet conducen a mala formación de los consumidores y en algunos casos de los mercados.
El iPhone5, es sencillamente un equipo poderoso. Tendrá en sus manos el destino del primer año de iOS6, el sistema operativo que anunció Tim Cook hace algunos meses y que pondrá a prueba  a sus acérrimos rivales: Google Android y Microsoft WindowsPhone8.
Incorpora el procesador A6 que duplica la velocidad de su antecesor el A5, incrementa la duración de la batería y hace su interface la más rápida, en teoría del mercado. Un elemento que debe también ser considerado es que el iPhone5 hace una apuesta total a la banda ancha móvil.
Le ofrecerá sus compradores la capacidad de acceder a redes WiFi con una velocidad inédita. Asumimos que le dará canales similares para la subida y bajada de datos, con lo cual, hará que sus conexiones WLAN se adecuen a las poderosas redes LTE que este equipo, podría explotar al máximo.
Si nos llamó la atención que esta versión no incluya la tecnología NFC, que supondrá la comunicación entre dispositivos en boga para la recta final del año y que seguro veremos en una sinfín de tabletas y Smartphone en los meses siguientes.
La lectura que damos a la llegada del nuevo iPhone es que Apple quiere sustentar su negocio con pie de plomo. El gran salto tecnológico que dieron en 2007 cuando debutó el poderosos Smartphone sigue plenamente vigente. Dar, por lo tanto un salto al vacío cuando las cosas van muy bien, sería ilógico.
Apple controla el mercado de Smartphone. Con un solo dispositivo, tiene más del 34% de los gustos y preferencias de los consumidores de su mercado matriz: Estados Unidos, el principal mercado tecnológico del mundo.
Un lujo, que simplemente se refleja en la buena salud de la corporación tecnológica, que se transformó este año, en la empresa más rica y rentable del mundo.
Desdeñar  un Smartphone que seguro agotará sus pedidos en sus primeras semanas de comercialización es tan irrelevante como suponer que Apple no tendrá el mismo efecto en el futuro.
En unas semanas, la compañía podría hacer otro anuncio, no menos importante. Un iPad Mini, de 7 pulgadas podría traer innovación cambios radicales que no solo se verán en el número de pines de los conectores.
La conectividad, potenciar el iCloud y estrechar alianzas con Facebook son elementos claros que hablan de una corporación que sigue marcando diferencias con sus rivales del Silicon Valley y que podrá en pocos días demostrar que sus seguidores, atiborrarán las tiendas en busca de un iPhone5.

No hay comentarios: